Santiago Maldonado, compañero

El pasado 1° de agosto, Santiago Maldonado fue secuestrado por la Gendarmería Nacional de Argentina durante la manifestación de la Lof mapuche de Cushamen, en la provincia de Chubut. Durante más de dos meses estuvo desaparecido, hasta el 17 de octubre cuando fue encontrado finalmente su cuerpo cerca del punto donde se había denunciado su desaparición. Tres veces se buscó en ese lugar hasta que se reportó, sospechosamente, su aparición.

Evidentemente la presión internacional, así como el terrible legado de lo que fue la última dictadura, hicieron mella para que el gobierno apareciera el cuerpo finalmente. Por lo tanto, queda demostrado que la Gendarmería, subordinada a la ministra de seguridad, Patricia Bullrich, y por tanto al presidente de la república, Mauricio Macri, son los implicados y responsables directos. Estamos ante los actores intelectuales y materiales de la muerte del compañero Santiago Maldonado.

A Santiago lo reivindicamos como un compañero anarquista más caído por el poder del estado. Sus pocas líneas dejadas en una libreta, hacen constancia de su profundo sentido de humanidad, de un amor sincero por la libertad y un rencor enorme contra la injusticia y la desigualdad. Santiago nos recuerda que “aparte de que existe la cárcel, la tortura, la represión y la explotación en la vida cotidiana perpetuada por las autoridades, ejércitos, jueces, policías, fiscales, políticos y demás mequetrefes, cómplices como empresarios y mercenarios sustentan está miseria y esclavitud instalándolas en todas las relaciones de nuestra vida”, tenemos que vivir con miedo constante en un mundo artificial y sin sentido.

Santiago es uno más entre tantos cientos o miles de compañeros y compañeras que han caído por la represión del poder político y económico, porque decidieron no solo resistir, sino enfrentar. Y además, este hecho nos recuerda que las dictaduras se visten de democracia, que todo eso son meras fachadas para ejercer el poder y la opresión en contra de millones. Porque como decía Santiago, “si no eras libre hasta ahora menos lo serás bajo el sistema “Gran Hermano”, donde el Dios que todo lo ve y todo lo sabe responde a los poderosos para controlarnos mejor”.

Desde Costa Rica nos unimos en solidaridad con la familia de Santiago y nos sumamos a las denuncias que se han hecho en contra del principal responsable de esto: Mauricio Macri. Reconocemos además que la Gendarmería es simplemente el brazo armado y represor del estado, cuya misión es defender la propiedad y el poder. Y por supuesto, el otro responsable directo en todo esto es la transnacional Benetton, la cual está ocupando ilegítimamente territorios indígenas mapuches.

Esperamos el día en que la justicia real se alce en contra de los asesinos, que hagan temblar los cimientos del poder y del capital hasta verlos finalmente destruidos. Por ahora, nos unimos a las miles de voces de los silenciades por añorar un mundo mejor. El Colectivo A de Libertad envía su abrazo solidario a la familia de Santiago Maldonado, sus amistades y a toda la comunidad mapuche que resiste en la defensa de sus territorios.

A de Libertad