El cocodrilo NO murió “accidentalmente”, fue asesinado por el especismo. ¡BASTA DE LAGARTEADAS!!

Este año el cocodrilo torturado y preso en la “lagarteada” en Ortega de Bolsón, Santa Cruz, Guanacaste fue asesinado durante la cruel tradición, y aun así los responsables (lagarteros y alcaldesa de Santa Cruz) continúan asegurando que no hubo maltrato, que murió por “accidente”. Luego de que el cocodrilo al amarrarle el hocico sufriera una asfixiara con su propio vómito, fue asesinado por el especismo y ahogado por una tradición. Por otro lado el Estado luego de años dando permisos para la actividad por medio del MINAE, hasta ahora con un comunicado emitido por lo que sucedió se cuestiona que pueda existir maltrato animal en la “lagarteada”:

“Debido a lo acontecido, se debe replantear la conveniencia de permitir en lo sucesivo esta actividad que, aunque fue avalada por su valor cultural por una resolución de la Sala Cuarta, desde el punto de vista bioético y de bienestar es inaceptable, así como por la Ley de Conservación de Vida Silvestre”, menciona el MINAE.

La actividad se realiza cada viernes santo, pues la tradición así lo dicta, dice la creencia popular que en ese día los poderes curativos de la grasa del lagarto se incrementan. Los lagarteros colocan un trasmallo alrededor de donde creen se encuentra sumergido el cocodrilo, y poco a poco le dan cacería, unos 50 lagarteros armados con palos van golpeando el agua y haciendo ruido para que el animal se dirija hacia la red. Por lo general el cocodrilo es atrapado después de varias horas de angustia por no saber que es lo que pasa, de resistirse y luchar por su libertad.

Hace décadas los lagarteros atrapaban al cocodrilo y tras exhibirlo en la comunidad de Ortega para que todas las personas conocieran la “fiera” lo sacrificaban para aprovechar su carne, su piel, pero en especial su grasa. A la grasa del animal le atribuyen propiedades para sanar heridas, tos, bronquitis, para combatir la diabetes, el asma en fin para prácticamente cualquier mal, aunque hace años que no se sacrifica al cocodrilo. Actualmente tras amarrarle el hocico y las patas, y vendarle los ojos lo llevan hasta el pueblo donde es recibido por una multitud (unas 3000 personas) que victorea a los “valientes” lagarteros y celebran la llegada del animal “símbolo” del lugar, un día después de exhibirlo es devuelto a su hábitat, en una actividad que ademas les trae beneficios económicos, pues se ha convertido en un gran atractivo turístico.

Los lagarteros aseguran que los cocodrilos no sufren, ni son maltratados durante la “lagarteada”, aunque con la descripción de la actividad podemos comprobar que esa afirmación no es cierta. Es evidente que el tener durante varias horas a 50 personas alrededor, amenazando, golpeando con un palo y gritando, así como una red que no deja escapar al cocodrilo es maltrato animal, es tortura. Por otro lado, luego de intentar huir durante varias horas de las agresiones de humanos el cocodrilo es atrapado, se le inmoviliza amarrando su hocico, sus patas y tapando sus ojos, se le mantiene preso hasta el otro día, fuera de su hábitat y rodeado de unas 3000 personas, algo a lo que claramente no se encuentra acostumbrado y que de nuevo nos evidencia que si es maltrato y tortura animal, que aunque en años anteriores no se le asesinara de igual manera se le generaba estrés, sufrimiento psicológico y maltrato físico, y no hay que ser veterinario o biologa para entenderlo.

También es cuestionable el pensar que los lagarteros son unos hombres muy valientes por enfrentarse armados con palos, 50 a 1 contra el cocodrilo. Esta idea es reforzada por la creencia de que los cocodrilos y otros animales son violentos por naturaleza, pero lo que en realidad nos negamos a ver es que los violentos son los humanos que invaden su territorio, que destruyen la tierra y el hábitat de los animales, que imponen situaciones a las que no se encuentran acostumbrados. Lo realmente violento es perpetuar estas tradiciones, es la educación patriarcal y especista, que genera machitos violentos y autoritarios con deseos de dominar la tierra y los demás animales.

Esta actividad, así como muchas otras se sostienen en el especismo antropocentrista, el antropocentrismo coloca al humano como centro del universo, mientras que el especismo coloca determinada especie por encima de las otras especies animales generando una discriminación en función de la especie a la que se pertenece, esto nos lleva a colocar los intereses humanos por encima de las necesidades e intereses de los demás animales y de la tierra, a no tener en consideración a las otras y justificar así la dominación. Podemos ver como el especismo y el antropocentrismo se manifiestan en muchas tradiciones y otras actividades no tan tradicionales, volviéndose en muchos casos incuestionables aunque le generen grandes daños a otros de manera innecesarias, por ejemplo las corridas de toros, los topes, el chancho encebado, la cacería, los zoológicos, la experimentación animal, el consumo de carne, de lácteos y otros productos de origen animal, que esclaviza, tortura y asesina cientos de millones de animales; así como la agroindustria moderna (monocultivos, pesticidas, fertilizantes) y el “progreso” (megaproyectos, minería, represas, urbanización, etc) que destruye el hábitat de millones de animales y genera grandes daños ecológicos.

Nosotras tenemos claro quienes son los responsables del maltrato animal que sucedió este año y los anteriores en las “lagarteadas”, así como lo que ocurre con otros animales en otras tradiciones y actividades humanas, que seguirá pasando si no hacemos nada. Tenemos claro que hay que combatirlo, y construir otras formas de relacionarnos con la tierra y los demás animales, que se escapen de las lógicas autoritarias de dominación y explotación. Les invitamos a organizarse para que esos cambios se den más rápido, sin depositar ilusamente en quienes nos dominan y explotan (Estado, Empresas, etc) lo que tenemos que construir nosotras mismas.

Frente de Resistencia Animal y de la Tierra

Jornada Internacional de Lucha Contra los Zoológicos

Hacemos una llamada internacional a autoconvocarnos, organizarnos y accionar desde el territorio que cada quien habita, de acuerdo a las necesidad y posibilidades de cada región, en la lucha contra las prisiones de animales no humanos llamadas zoológicos.

Elegimos los días 28, 29 y 30 de abril con el fin de potenciar y conectar las luchas, así como crear y fortalecer lazos de solidaridad y apoyo mutuo entre las distintas resistencias que existen en cada territorio, contra estos símbolos de domesticación y mercantilización de la vida. Recordando que nuestra lucha no se da solamente un día, sino que es un proceso permanente que esperamos se fortalezca con esta jornada internacional.

Por ahora se reportan acciones organizadas en las regiones de Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, El Salvador, España, México y Perú.

Si desde el territorio que habita se esta dando una lucha contra los zoológicos y desea participar de la jornada internacional puede escribir al correo: frat@autistici.org

(Corto sobre las jornadas internacionales del 2015)

https://www.youtube.com/watch?v=HLIzQVhFNh4

 

NI JAULAS NI FRONTERAS

Coordinadora Internacional por el Cierre de los Zoológicos

Dejemos de lado el veganismo y relancemos la lucha por la liberación animal

No estamos escribiendo este texto para empezar un debate con el movimiento antiespecista (el cual está muerto y enterrado bajo el peso de sus palabras, retórica filosófica y representantes autoproclamados) sino para resaltar el hecho de que hay personas en el movimiento por la liberación animal que están conducidas por una tensión revolucionaria, las cuales confrontan la explotación animal.

Dejemos el veganismo de lado (1) y relancemos la lucha

Aunque el veganismo puede ser visto como el rechazo metódico del sufrimiento y la explotación animal, por lo tanto una manera de no ser cómplices de quienes les masacran sistemáticamente. Pensamos que es el primer paso hacia lo que consideramos una trayectoria para la liberación animal y de otras formas de dominación. Una y otra vez vemos una tendencia como si el veganismo fuese un medio para la liberación animal, pero solo se refiere al poder simbólico y social de la carne y otros productos de origen animal. Nadie puede creer que su dieta haya causado un daño fatal a la industria que explota animales, de hecho el veganismo actúa contra el imaginario colectivo.

Ser vegana (por muy ético que esto sea) y pensar que de esta manera unx puede acabar con la explotación animal e incluso LIBERAR otros animales es engañoso y peligroso, porque es una manera de pacificar la resistencia.

Es lo mismo que creer que abstenerse de votar puede subvertir el sistema. Si no votamos es porque hemos decidido no delegar nuestras vidas y elecciones a nadie. Si no votamos es porque rechazamos este sistema, pero creer que simplemente no votar puede mover la balanza a nuestro favor sería ingenuo.

En vez de encender nuevas chispas, apagan la débil llama de la acción revolucionaria para la liberación animal, extinguiéndola y proponiendo el veganismo como un acto político de oposición. Si bien es un acto de conciencia y coherencia con la propia consciencia, concebida como percepción de la realidad que nos rodea, que algunxs consideran política porque han decidido analizar las relaciones de poder en la sociedad, pero no es un gesto de rebelión. Es el rechazo a una práctica de explotación, no una resistencia real, lo que inevitablemente afecta a la cantidad de opciones alimenticias y por esta razón pueden ser absorbidas por el sistema capitalista. La única manera de salir de este callejón sin salida es crear un conflicto, el cuál solo puede lograrse si el análisis de las dinámicas de dominación van más allá de cierta forma de explotación que puede conducir no solo a la identificación de sus estructuras sino de los roles que construyen y mantienen su poder (económico y social) sobre la explotación, golpeando el mecanismo capitalista que produce la masacre de los demás animales. (2)

El potencial revolucionario de la causa animal se realizará si somos capaces de encararlo con los instrumentos correctos: la liberación animal considera la explotación animal como el primer paso hacia el desafío de un sistema autoritario. Uno de los puntos más fuertes del movimiento de liberación animal ha sido siempre el de defender las prácticas radicales, creando un nivel alto de conflicto contra aquellos que se les considera responsables por la explotación animal, conflictividad permanente que sea capaz de limitar que ciertas prácticas de explotación sean recuperadas. La lucha por la liberación animal siempre ha apoyado abiertamente cualquier ataque perpetrado contra aquellos que son identificados como los responsables de la esclavitud de los demás animales. Una lucha que ve a las instituciones como las primeras formas que garantizan el especismo y el antropocentrismo, legitiman la nuestra y la de los demás animales su aniquilación individual, es por esta razón que la lucha nunca debería entrar a diálogar con quienes hablan un lenguaje diferente. (3)

En este sentido, ningún proceso de comercialización o de consumo nunca logrará transformar una lucha radical en una moda y menos aún en productos de supermercados y restaurantes (no importa si las empresas son veganas o no, ya que rechazamos el papel de lxs consumidorxs). Es ingenuo creer que la palabra ´vegan´ expresa la ausencia de crueldad, nada está desprovisto de explotación en esta sociedad. Nadie puede abandonar el mundo en el que vivimos. Ni siquiera unx veganx que no vaya de compras a los supermercados. O apoyamos el genocidio o luchamos contra él. No hay alternativas, unx no puede, incluso teniendo cuidado con los productos que unx compra.

Es imposible permanecer en silencio, de lo contrario nos convertimos en cómplices. Es posible denunciar públicamente lo que ocurre, pero al hacerlo no significa que esto vaya a cesar. Además de la denuncia pública hay que atacar las personas y estructuras responsables de este genocidio.

Desarrollando el concepto ético que comienza con la lucha animalista, llegamos a un auténtico conflicto revolucionario contra quienes nos oprimen y dominan. (4)

Debemos redirigir nuestra mirada hacia un mundo donde no queden restos de todos los lugares de producción (incluida la vegana, libre de crueldad), un mundo donde no haya más -eco- (inteligente, sostenible, solidario), porque ya no habrá productores.

Y este mundo no será posible si primero no destruimos en el que nos encontramos. Pero para hacerlo necesitamos restaurar la dignidad en la lucha por la liberación animal y emplazarla en una trayectoria revolucionaria (no en un sentido filosófico, sino de prácticas radicales) donde la idea y la acción directa están conectadas y se convierten en terreno fértil para otras formas de conflictividad permanente.

Si la preocupación más importante del movimiento antiespecista es que la clara línea de separación que existe entre el “veganismo ético” y el “veganismo alimentario” sea clara y obvia. Por lo tanto los visones, perdices, codornices, jabalíes, etcétera, tendrían que encontrar la manera de poder escaparse ellos mismos, ya que lxs veganxs éticxs están más preocupadxs por la pureza ideológica que por la acción directa y la creación de una cultura de solidaridad y difusión de éstos.

Mononoke
PD: Si los supermercados ofrecen una variedad de productos sin carne, sugerimos que los robéis.

Notas:
(1) No somos filósofxs ni estamos interesadxs en discutir las distinciones dentro del veganismo, creemos que es irrelevante para nuestros argumentos.
(2) A. Bonanno ´Di quale natura parliamo?´ (¿De qué naturaleza estamos hablando?) Ed. Anarchismo 2015
(3) Reunión por la liberación animal 2015
(4) Véase nota 2

¡No los matan pero sí los maltratan! Las corridas son tortura

COMUNICADO

El viernes 30 de diciembre a las 3:00 p.m. y el domingo 08 de enero a la 1:00pm, frente al redondel de Zapote, se presentó un performance acompañado de manifestaciones con mantas y consignas donde se mostraba repudio a las corridas de toros, a la vez que se informaba sobre el maltrato animal y la dinámica de violencia que encierra estos eventos.

Debido a:

– El transporte hasta el redondel es uno de los factores de estrés que sufre el toro, los camiones donde se transportan cuentan con un espacio reducido, donde ellos defecan y se aprietan por largas horas.

– Para lograr que el toro persiga a los improvisados se le fastidia, jalándole la cola, se le estresa y agobia, son un montón de personas que corren, le gritan y le molestan a su alrededor… En otras palabras, el toro es sometido a maltrato, daños físicos y emocionales durante las corridas. Esto hace que el toro se sienta asustado a la hora de correr y que así quiera defenderse con una cornada, todo se realiza para aparentar que los toros son animales violentos, pero solo reaccionan a un ambiente al que no están acostumbrados y bajo condiciones de estrés muy altas.

– La dinámica del redondel consiste en pagar para observar cómo estos animales levantan y lastiman a las personas, así también, contemplan el maltrato al que son sometidos los toros. Por lo que se puede afirmar que las corridas de toros son una actividad donde la violencia es el principal objeto de disfrute.

– El ver a lxs demás animales (sin importar su especie) como propiedad privada de animales humanos es esclavitud, por otro lado el usarles como entretenimiento así como lucrar con sus vidas muestra que tenemos mucho que cuestionarnos con respecto al trato hacia las demás animales.

Exigimos:

– La eliminación completa de las corridas de toros, su abolición. Estas actividades no deben ser reguladas por ninguna ley, pues si se sigue dando este tipo de juegos considerados “tradicionales”, continuarán de alguna manera u otra maltratando a los animales, con la justificación de ser un juego “tradicional”.

– Se promueva una educación que rompa con el dogma de que los demás animales están acá para satisfacer los intereses humanos. Que muestra a los demás animales como individuos que al igual que nosotras sienten, son conscientes, buscan el placer y huyen del dolor, por lo tanto se debe considerar sus intereses tanto como los de los animales humanos. Y que permita suprimir el pensamiento de que el redondel es un juego tradicional y de diversión donde los animales no son maltratados.

Aclaratoria:

– La Coordinadora por la Liberación Animal es un grupo de activistas independientes y colectivos anti-especistas, organizadas en una asamblea horizontal y unida por la lucha de una misma causa: “La eliminación de las Corridas de Toros”. Somos un grupo autónomo, por lo que nos desligamos de cualquier partido político y sus intereses electorales, así como de agrupaciones que no participen en nuestras asambleas.

– La coordinadora hace constar que la protesta no tiene vínculos con la Ley de Protección Animal 18298 ni las agrupaciones que la promueven, y aclara que dicho proyecto no toca ni regula las actividades taurinas, por otro lado, no buscamos reformas a las leyes actuales ni regular dichas actividades con nuevas leyes, lo que exigimos es la abolición inmediata de toda actividad que vea a las demás animales como entretenimiento humano, por lo tanto exigimos la abolición de las corridas de toros a la tica.

Coordinadora por la Liberación Animal